6 feb. 2013

6. SAHAGÚN-ASTORGA

Today’s stage was exactly the same as yesterdays. That’s the way Castilla is, a vast plain full of ups and downs. Since early morning pedalling was terribly tough. I could feel all the tiredness accumulated during these days…pain was once again my journey mate. My badly damaged knee, one of my abductor, lots of grazes and my buttocks remind me every step, every minute and every second how hard the Camino is. Today I’ve done 120 kms and for 120 times I only wanted to give up. 
10 kms before León the weather got worse. The wind and a cloudy sky had made me remember the toughness of the stage between Torres del Rio and Santo Domingo. I reckon that it was that bad that now I’m a little bit traumatised. I get goose bumps every time I think about that stage. I couldn’t stand it again. I guess this has been the reason to keep cycling once I arrived to León. Somehow I was trying to beat the bad weather by leaving it behind. 
The good thing about Castilla is that the monotony of its landscape provides you with the perfect atmosphere to think. The last two stages have been very intense. Very intimating. Yesterday I talked to a friend about the toughness of doing solo the Camino. You don’t have a shoulder to cry on. Maybe that’s the reason for crying my eyes out over Castilian fields for hundreds of kms. 
These two stages have also offered me a chance to sit back and take stock of my life. Six days ago I didn’t believe this could happen but now, six days later I thank God for such special and deep days. It’s been lots of hours and kilometres of reflection. Suffering turns us sentimental. We are more perceptive and appreciate all life’s little things that in our daily routines are normally missed out. To be a pilgrim means loneliness and meditation but also happiness. The happiness of knowing things start to get into perspective. To be a pilgrim offers us the chance to put a new spin into our lives. So I’m going to make the best of this and give it a chance. 
The worst part of today’s stage has been the aim to give up, the cold, the wind, the cold, the wind, the cold, the wind and…..of course the aim of give up! 
The best: my fantastic family so far away but somehow pedalling next to me all the way long. 
Tomorrow more. 

Mendi

P.S: It was that gruelling and I was in such a pain that when I saw a signal to Hotel-Spa Ciudad de Astorga I couldn’t stop myself. The hour I’ve spent in the spa was heavenly. Mavi from the hotel has been like a mother to me. Roberto from Bicis Roberto fitted my bicycle that was starting to suffer the test of time. To end up, a fantastic dinner in Pizzeria Venezia. c/ Marcelo Macias 6. Rice and pasta, pure energy for conquering the Cruz de Hierro.
Well, just a little treat for me and my bike! Courtesy and courage are not mutually exclusive! 
_______________________________________________________________________________

La etapa de hoy es prácticamente igual a la de ayer. Es lo que tiene Castilla. Una gran llanura de continuos sube y bajas. Desde el principio me ha costado horrores pedalear. Se nota el cansancio acumulado... y los dolores se han convertido de nuevo en mis compañeros de viaje. Mi maltrecha rodilla, un abductor, múltiples rozaduras y mis posaderas me recuerdan lo duro que es el Camino en cada pedalada, cada minuto y cada segundo. Hoy 120km y 120 veces que he pensado en tirar la toalla. 
A diez kilómetros de León el tiempo ha empeorado. El viento y un cielo cubierto me han hecho recordar lo dura que fue la etapa de Torres del Río a Santo Domingo. He de reconocer que lo pase tan mal que me he traumado. Solo pensar en otra etapa como esa y me echo a temblar. No se si sería capaz de resistirlo. Quizá por este motivo he decidido continuar al llegar a León. Tratando de ganarle distancia al tiempo... 
Lo bueno que tiene Castilla es que su monotonía te ofrece las condiciones idóneas para pensar. Han sido dos etapas de introspección. Dos etapas íntimas. Ayer comentaba con un amigo lo duro que es el Camino cuando se hace solo. No encuentras fácilmente un hombro en el que llorar. Es por esto que llevo ya varios cientos de kilómetros regando estas tierras castellanas con mis lágrimas. 
Son estas dos etapas las que me han ofrecido la oportunidad de hacer balance de mi vida. Cuando empecé hace seis días no creía que esto pudiera suceder. Hoy, seis días después, doy gracias a Dios por estos momentos tan especiales, tan intensos. Son ya muchas las horas, los kilómetros acumulados, y los momentos de reflexión. Cuando sufrimos es cuando nuestros sentimientos se vuelven mas intensos. Es cuando nos volvemos sensibles y cuando podemos ver y apreciar esos pequeños detalles que se nos escapan en nuestra vida cotidiana. Es cuando nos damos cuenta de las cosas que realmente merecen la pena en esta vida. Ser peregrino implica soledad y reflexión; pero también implica felicidad. Implica la alegría de ver las cosas con una nueva perspectiva. Ser peregrino nos da la oportunidad de dar un giro en nuestras vidas. Yo voy a aprovechar esta oportunidad y lo voy a dar. 
Lo peor de la etapa: las ganas continuas de tirar la toalla, el frio, el viento, el frio, el viento, el frio, el viento, el frio, el viento..., y las ganas de tirar la toalla. 
Lo mejor: La familia tan maravillosa que tengo y que me acompaña en cada pedalada que doy. 
Mañana mas. 

Mendi

PD. Lo he pasado tan mal, y me duele todo tanto que en cuanto he visto el cartel del Hotel-Spa Ciudad de Astorga no he parado hasta llegar a el. La horita de spa que he disfrutado me ha sabido a gloria bendita. Mavi en el hotel me ha cuidado como una madre y Roberto de Bicis Roberto me ha puesto la bici de nuevo a punto. Para terminar, formidable cena en Pizzeria Venezia. c/ Marcelo Macias 6. Arroz y pasta, pura energía para la Cruz del Hierro!
En fin una pequeña alegría para el cuerpo! Y es que lo cortés no quita lo valiente!


Breaking Dawn · Amanecer 
Me and my bike · Mi bici y yo

León


León Cathedral · Catedral de León








Astorga 
Astorga
Astorga
Astorga

6 comentarios:

  1. Ahora no quiero un paso atrás, ni para cojer carrerilla.
    Lo más dificil ya está hecho. Tu familia y amigos somos tu mejor analgésico.
    Hacía tiempo que no me emocionaba leyendo algo y tú lo has conseguido.
    ¡Aprieta!

    Pepe

    ResponderEliminar
  2. ¡Ánimo! Ya pasaste el ecuador y va quedando menos.

    Moli

    ResponderEliminar
  3. Galicia en el primer horizonte. Ojo con Pedrafita y los rompepiernas gallegos.

    Un abrazo desde Oberammergau, también con un poco de nieve.

    Mario.

    ResponderEliminar
  4. Animo, Mendi, ahora empieza lo mejor. Una vez que subas el Cebreiro, en el que hay que sufrir, dicen los gallegos que todo es cuesta abajo. Aunque yo comprobé que hay cuestas abajo que bajan y cuestas abajo que suben, pero lo que te queda es bello, bellísimo. No te rompas, baja el ritmo si es necesario y disfruta del camino, de la soledad, de la compañía, del silencio, de tus pensamientos. Qué envidia me das, peregrino. quien oudiera estar ahí otra vez.

    ResponderEliminar
  5. Animo, Menditin!
    No flaquees ahora. Estas hecho un valiente.

    Ester

    ResponderEliminar
  6. Animo Mendi, cada día te superas, en esfuerzo y en ejemplo de superación para todos.
    Me encanta leer tu camino todos los días.
    Ya te queda pnada para entrar en miña terra galega y poderte meter un buen pulpiño.
    Besitos:
    Inés

    ResponderEliminar